En este post voy a hablar de una experiencia personal que he tenido recientemente y que me va a obligar a estar parado durante varias semanas. El tema en cuestión es sobre nuestra seguridad y la autentica importancia del uso del casco a la hora de montar en bicicleta. Tras una caída que sufrí el pasado mes entrenando me di cuenta de la verdadera importancia que tiene el uso del casco en la bicicleta cada vez que salgamos a rodar y sobre todo la importancia que tiene que este casco sea de una calidad aceptable, ya que gracias al casco y a la calidad del material del que estaba hecho me salvé de llevarme un buen susto y de poder estar aquí hoy escribiendo este post.

Tenemos que tener en cuenta que cuando montamos en bicicletas verdaderamente somos muy frágiles y  que en cualquier circunstancia podemos tener un percance peligroso para nosotros, ya que no solo depende de nosotros sino que hay otros factores que pueden hacer que nos llevemos un buen susto en cualquiera de nuestras salidas, y lo que iba a ser una sesión de entreno o un simple paseo en bicicleta podemos terminar en urgencias. 

Hoy en día hay una gran oferta de material de ciclismo y dentro de esta oferta están los cascos que hay en el mercado. Nos encontramos con una amplia gama de marcas y materiales de los cuales están fabricados estos cascos, y aquí está la cuestión de este post. Los usuarios y aficionados a la bicicleta normalmente no se fijan en el detalle de la calidad del material del cual está fabricado un casco, ya que solo se suelen fijar en la calidad del cuadro, el grupo que monta su bicicleta, la ruedas que llevan, el pulsometro que monta, etc… Pero muy pocas personas se paran a ver la calidad y las características del casco que van a utilizar, ya que solo se fijan en la estética del mismo y de si los colores van a juego con su bicicleta o la equipación de esa temporada. Pero nada más allá porqué nos vamos a gastar un dineral en una bicicleta para que está pese unos gramos menos, pero vamos a ser unos rácanos en  lo que verdaderamente nos puede salvar la vida que es el casco. Ya que se me ha dado el caso de personas que llevan unas bicicletas de gama media-alta y vienen a comprarse un casco básico para un uso puntual. El cual tiene una calidad la cual nos va a servir a la hora de usarlo para dar un paseo o para movernos en nuestro día a día por la ciudad, pero esta calidad de material se queda corta a la hora de meternos por campo o por carretera para rodar con nuestra bicicleta y ya no digo nada si lo que vamos es a correr una carrera o vamos a ir a una marcha cicloturista. 

Lo que quiero decir con este post es que si vamos a mirar por nuestra seguridad e integridad a la hora de montar en bicicleta vamos a ser conscientes de una cosa que no por solo llevar luces para que nos vean o ropa con colores vistosos vamos a ir más seguros. Ya que un percance lo puedes tener rodando tú solo por cualquier camino o carretera sin que nadie te lo provoque, así que os quiero dar un consejo y una sugerencia muy importante desde estas líneas. Por experiencia personal siempre he procurado llevar un buen casco de calidad que me diera seguridad a la hora de necesitarlo, pero a partir de ahora le prestare mucha más atención a la hora de comprarme uno. Y también cabe destacar otro detalle en el cual muy pocas personas caen, el casco tiene una vida útil determinada, con el paso del tiempo el material del que está fabricado pierde sus prestaciones y su estructura va perdiendo fiabilidad y resistencia. Por tanto lo aconsejable es cambiar cada 3 o 4 años como mucho de casco, internamente con el uso, el sudor, la temperatura, etc, va provocando que el material comience a perder prestaciones. Y no es de recibo como hacen muchos aficionados que se compran un casco de buena calidad y llevan con el mismo más de 10 años y aun dicen que esta como nuevo. Pues a esas personas que piensan así y que no les ponen valor a su integridad les diría que el día que les haga falta que su casco haga su función pueden llevarse un buen susto. 

Qué precio tiene tu vida y cuanto vale tu integridad cuando montas en bicicleta, solo quiero que penséis en esto a la hora de ir a compraros un casco para vosotros o para vuestros hijos o hijas y digáis no en otro sitio los he visto mucho más baratos, porque en este caso lo barato sale caro y puedes llegar a pagarlo con tu vida. 

Aquí podéis ver unas fotos de mi reciente percance donde podréis ver que dentro de lo peligroso del mismo todo quedó en una clavícula rota, pero podéis ver como mi casco quedo roto y como me salvo la vida, y este percance me ocurrió rodando solo, por una zona bien asfaltada y sin ningún vehículo u obstáculo, y no es que sea nuevo en este mundillo que ya han caído 26 años desde que empecé en el ciclismo. Así que solo pido una cosa cuando vayáis a comprar un casco pensad cuánto vale lo más importante  que tenemos todos los seres TÚ VIDA. 

Texto: Ivan Ag  (Home Cycle Sevilla).