El próximo domingo XXXIX Media Maratón Sevilla – Los Palacios, una de las pruebas más antigua y prestigiosa del calendario Andaluz. Donde en las últimas ediciones ha vuelto a resurgir de las dificultades  que pasó en años anteriores. Por ello queremos recordar la petición de ayuda por parte de la antigua “Agrupación de Deportista Veterano de Sevilla” a la Diputación de Sevilla en el año 1986. Dicha entidad aporta 50000 pesetas para organizar la octava edición de la carrera. Desde 1979 estaban organizando y los medios económicos no le permitían sufragar todos los gastos. Teniendo que tener en cuenta el importante elenco de atletas que atraía esta carrera como el portugués Carlos Lopes campeón del mundo y plusmarquista en la distancia de la Maratón.

La inscripción suponía un gasto de 250 pesetas debiéndose sacar en la sede de la calle Benidorm 5 o en el Ayuntamiento de los Palacios. Algo habitual y que hasta hace poco lo realizábamos de forma presencial o enviando un fax. Incluso en el tríptico aconsejaban la utilización de calzado deportivo “trabajadas y amoldadas a los pies” del participante. Y para aquellos que se preparaban la Maratón de Sevilla era aconsejable “valorar en la MEDIA MARATON sus entrenamientos con vista a conseguir buenas marcas”. Seguramente está mentalidad ha perdurado en los antiguos corredores populares para prepararse la prueba de los 42 kilómetros. Olvidándose la saturación de hoy en día al contrario de los actuales runner que su capacidad de consumición esté por encima del amor o el romanticismo que estos pioneros tenias al calzarse esas primitivas zapatillas.

Fuentes: ES-410063-ADPSE/01/3.13.0.3//AG Legajo 7229 Expedientes de subvenciones de Juventud de la Fundación Luis Cernuda, 1987 (Archivo de la Diputación Provincial de Sevilla).

Quisiéramos advertir que el Archivo de la Diputación de Sevilla no ha autorizado para publicar y difundir la documentación. Cualquier persona que manipule o propague las imágenes sin previo comunicado podrá incurrir en un delito sancionado por la actual legislación.