Texto: José Antonio Serrano. 

“Verás mi vida a través de tus ojos, y yo la tuya a través de los míos; un hijo se convierte en padre, y el padre en hijo…” (Superman)

A veces, cuando se termina un entreno, se transciende de lo puramente deportivo a lo humano o psicológico, quizás sea porque  el cerebro es el único musculo, que en ese momento, no se encuentre agotado. Lo cierto es que, en alguna de esas reflexiones, nunca termino de saber qué es mejor para disfrutar en una carrera, si la sensación de correr o la de correr por sensaciones. Creo que cada vez me queda más claro, sobre todo cuantos más años cumplo, que ni lo uno ni lo otro, sino que la clave siempre ha consistido, en encontrar un equilibrio entre la afición, la mejora, y la búsqueda de sensaciones. Que la verdadera felicidad no está en la meta, sino que cada vez, me sorprenden más los “olores” y las sensaciones de belleza que supone el camino que lleva a la misma (los entrenos).

Siempre he pensado que correr es un deporte que facilita el desarrollo de nuestra personalidad, que enseña y educa, que te forma en valores como el compromiso, la responsabilidad, el esfuerzo, el autoconocimiento, la perseverancia, la convivencia, la obediencia…etc. Valores que nos ayudan a nuestra forma de ser, a nuestra forma de trabajar y a relacionarnos con los demás, valores que  ayudan a conseguir la excelencia, el crecimiento y la mejora constante. Por esto, siempre he querido que mi hijo, algún día, se iniciase en el mundo del atletismo.

Todo comenzó hace ya unos cuantos años, cuando con apenas 8 años me dijo que quería venirse al parque a correr conmigo. Él siempre me veía salir a correr con una disciplina espartana, pero obviamente era muy pequeño, así que le propuse que si el año siguiente seguía con las mismas ganas de venirse al parque, mejor le apuntaba a una escuela de atletismo. Cumplió los 9 años y me dijo que lo apuntara a la escuela de atletismo, que él quería probar… a día de hoy tiene ya 12 años, ha ido a varios campeonatos de Andalucía con su equipo, obteniendo varias medallas. Y os confieso que de lo que más me alegro como padre, es de la educación y los valores, que el atletismo le está transmitiendo al niño.

Para terminar, permitidme la licencia de utilizar una reflexión de Antonio Martel, adaptada por un entrenador de atletismo que me parece un punto de vista muy acertado y que tiene relación con lo que os digo:

“Para los padres, que dedicamos tanto al deporte de nuestros hijos.

 UN AMIGO ME PREGUNTÓ…

¿Por qué gastar tanto dinero y tiempo para que tu hijo entrene y practique atletismo?
RESPUESTA:

  • Bueno, tengo una confesión que hacer, yo no pago porque mi hijo entrene y practique atletismo… ¿Sabes que estoy pagando?
  • Pago para que mi hijo aprenda a ser disciplinado.
  • Pago para que mi hijo aprenda a cuidar su cuerpo y su mente.
  • Pago para que mi hijo aprenda a trabajar con los demás y sea buen compañero de entrenamiento.
  • Pago para que mi hijo aprenda a lidiar con la decepción cuando no obtiene lo que esperaba, pero sabe que hay que trabajar más duro.
  • Pago para que mi hijo aprenda a alcanzar sus objetivos.
  • Pago para que mi hijo entienda que destina horas y horas de trabajo duro y entrenamiento para lograr que se cumplan sus sueños, y que el éxito no ocurre de la noche a la mañana.
  • Pago por la oportunidad que tendrá mi hijo de hacer amistades para toda la vida.
  • Pago para que mi hijo este practicando una actividad muy sana y no frente al televisor.
  • Pago por esos momentos en que mi hijo vuelve tan cansado que solo quiere llegar a descansar y no piensa ni tiene tiempo de vaguear o andar metido en cosas “malas”.
  • Pago por todas las enseñanzas que este bello deporte le da: “responsabilidad, humildad, entrega, amistad, convivencia, etc, etc.”.

 

Podría seguir, pero para ser breve;

  • No pago por el atletismo.
  • Pago por las oportunidades que le ofrece este deporte a mi hijo de desarrollar atributos y habilidades que le serán muy útiles a lo largo de su vida y darle la oportunidad de valorar la vida.

POR LO QUE HE VISTO HASTA HOY…CREO QUE ES MI MEJOR INVERSION”.!!!

¡¡¡¡ EL ATLETISMO ES UNA UNIVERSIDAD DE LA VIDA !!!!

Entrada dedicada a los corredores del Parque Mª Luisa, Sin ellos, el parque sería otro lugar muy distinto.