El pasado Medio Maratón de Sevilla nos sorprendimos del tiempo que estaba realizando la última participante. A la entrada del Parque de María Luisa estaba realizando un tiempo de 1 hora con 45 minutos faltándole por llegar a los 300 metros del kilometro 13. Sin duda nos hace reflexionar sobre la salud física de los corredores y su futuro bienestar. Y nos hizo preguntarnos sobre el futuro de las carreras en beneficio de altas participaciones. Sin duda las organizaciones no tienen a priori la culpa de este factor. Pero también nos preguntamos si miran a otro lado para lanzar las altas cifras de participación a la prensa. Magnificando los impactos económicos para la ciudad donde se organiza el evento. Las autoridades asesorados por señores involucrados en empresas deportivas y ayudados por los medios generalistas al pagarles la publicidad. Colaboran y son parte responsable de no filtrar a deportistas puramente preparados para terminar dignamente una prueba de larga distancia. Correr una nocturna o una carrera de aficiones no aporta un desgaste excesivo para el organismo. Pero una maratón conlleva a un deterioro orgánico superior a cualquier otra actividad. Si la prueba de los 42 km nos sorprende que podemos decir de los trail. Donde hemos observado que en los avituallamientos a demás de alimentarse llegan a suministrarse anti inflamatorios o relajantes musculares para poder terminar. Recorrer distancia tan larga a una media de 12 minutos el kilometro nos induce a pensar la falta de responsabilidad. Y a esto se suma los comentarios en las redes sociales de falta de organización cuando un participante se ha lesionado y tardan las asistencias. No queremos realizar una crítica si no por contrario a un acto de sensatez por partes del corredor y la organización. No podemos aplaudir al último llegado por su gran esfuerzo como ocurrió en la pasada edición de la Maratón de Sevilla por parte de la organización. El ritmo medio se realizó de 8: 44 el kilometro conllevando el cierre de la meta a las 14:30 horas. Lo curioso que pruebas como Valencia que incluye acreditar marca para participar en 5 horas 30 minutos, finalmente más de 110 llegados traspasaron el tiempo postulándose la última en 20 minutos de lo permitido. Por tanto las organizaciones su parte de culpa en permitir estos esfuerzos que van más allá del bienestar del corredor. Quizás sea lo más responsable cerrar metas y advertir en la reglamentación a los corredores más rezagado que el incumplimiento traerá la descalificación. Promovemos una medida dura, pero la salud de las personas están por encima de los intereses económicos de las altas inscripciones de las pruebas.